Dioses de Egipto: religión, mitología y leyendas

En el Antiguo Egipto contaban con un amplio panteón de dioses y diosas estatales. Estos seres divinos se comportaban en gran medida como los mortales: se enamoraban, se casaban, procreaban y se peleaban. Eran rigurosamente venerados en los templos, donde se adoraban imponentes estatuas de los dioses de Egipto. Dada la amplitud de divinidades, en este artículo hablaremos de las más conocidas y posteriormente completaremos el panteón con una segunda parte.

dioses-egipcios

DIOSES DE EGIPTO

RA

Ra era la divinidad del Sol. El rey de los dioses.

Es el más famoso de todos el panteón. Se le consideraba el todopoderoso dios del Sol, y durante el Imperio Antiguo se difundió su culto por todo el país. Símbolo de su importancia son las pirámides de caras lisas, que eran una representación de la “forma” de los rayos solares atravesando las nubes, con lo que se mantenía incólume la relación entre el faraón y el dios del sol.

Hay muchas leyendas de Egipto sobre el movimiento de la divinidad cósmica  en el firmamento. Se creía que durante el día el dios Sol cruzaba el cielo en su barca y durante la noche atravesaba los campos del averno; otra versión nos dice que  Nut, diosa del cielo, se tragaba cada anochecer al sol, tras el ocaso, y lo daba a luz de nuevo en la aurora siguiente, antes del alba.

dios-ra

OSIRIS

De los dioses, Osiris era la divinidad de los muertos y soberano del más allá.

Es uno de los más conocidos dioses de Egipto ya que en las paredes de los templos y en los papiros del Libro de los Muertos hay constantes alusiones a él y a las circunstancias que le llevaron a convertirse en soberano del reino de los muertos.

Según las leyendas, al inicio de los tiempos Osiris gobernaba como faraón ideal en todo el reino. Un día su celoso hermano Seth, otra divinidad, le invitó a un banquete y prometió a todos los comensales regalar un hermoso arcón a quien cupiera dentro. Cuando Osiris probó, su hermano cerró el objeto y lo arrojó al Nilo asesinándolo.

Pero gracias a sus poderes mágicos, la mujer de Osiris, Isis, encontró el arcón y lo llevó de regreso a Egipto. Aun así, Seth se enteró de todo y cortó el cadáver de su hermano en pedazos para luego repartirlos  por toda la región.

Entonces Isis emprendió la búsqueda del cuerpo desmembrado de su esposo y lo único que no logró encontrar fue el pene, pues se lo había tragado un pez del Nilo. Según cuenta el mito, Neftis, Anubis y Thot lograron recomponer el cadáver y envolverlo, convirtiéndolo en la primera de las muchas momias de Egipto. Isis se transformó entonces en un halcón hembra e insufló vida al cuerpo inerte de su esposo. Tras reanimarlo ambos engendraron a Horus, el sucesor como dirigente del reino, y Osiris ocupó su  trono como soberano  del Más Allá.

HORUS

Horus era la representación divina del faraón.

Es el dios con cabeza de halcón y desde los inicios de la civilización se le relacionó fuertemente  con la monarquía. Era hijo de las divinidades Osiris e Isis. Cuentan las leyendas de Egipto que tuvo un largo enfrentamiento con el dios Seth, hermano y asesino de su padre. Ambos compitieron por la sucesión al trono pero finalmente fue Horus quien salió victorioso. Por ello, a los faraones durante su reinado se les consideraba el “Horus viviente”, y al morir se convertían en Osiris.

SETH

De todos los dioses, Seth es la divinidad del caos salvaje.

Era descendiente de los dioses de Egipto Nut y Geb y encarnaba el poder indómito y el caos salvaje. En el Egipto Antiguo se le identificaba con animales como el hipopótamo, el cerdo o el asno y se le consideraba el soberano del desierto y los países extranjeros.

En el mito de Osiris y Horus desempeñaba el papel de malvado y fratricida. Sin embargo, no fue hasta el Período Tardío cuando pesaron más sus características negativas como asesino de Osiris y pasó simbolizar el mal por antonomasia. De hecho, durante siglos se le veneró como el dios que mantenía a salvo la creación durante la noche, precisamente en la hora sexta, protegiendo al dios Sol del ataque de Apofis, enemigo acérrimo de Ra.

ANUBIS

Anubis  es la divinidad de la momificación y la necrópolis.

Considerado “el Señor de la tierra santa”  y de la “antesala de los dioses” (centros de embalsamamiento), Anubis es el dios de la necrópolis, los embalsamadores y de las momias de Egipto.  Era el hijo bastardo de Osiris con la diosa Neftis y se representaba con cabeza de chacal.

En el Más Allá, Anubis participaba en el Juicio de Osiris vigilando el proceso de pesa de los corazones con el que se decidía si el alma del fallecido merecía entrar en el paraíso o era presa de la “gran devoradora”, la bestia Ammit.

ISIS

De las muchas divinidades de la civilización egipcia, la diosa Isis es la divinidad de la maternidad.

Isis era hija de los dioses primigenios, Geb y Nut, y hermana y esposa de Osiris. Al ser la madre de Horus, se la consideraba también la madre divina del faraón, ya que en el Antiguo Egipto era considerado como la manifestación terrenal de Horus. Según las leyendas, sus esfuerzos por devolver la vida a su esposo asesinado y su función como protectora de su hijo, la convirtieron en paradigma de la esposa fiel y madre entregada.

En las manifestaciones del arte en Egipto, suele aparecer representada con alas o con un vestido de plumas, haciendo referencia a su transformación en un halcón hembra que insufló vida al difunto Osiris tras ser asesinado por su hermano.

isis

BASTET

De los dioses de Egipto, Bastet es la divinidad protectora del faraón.

Esta diosa es muy popular, siendo muy conocida por su forma de gata. Al principio, en el Antiguo Egipto se la representaba con cabeza de leona, pero con los siglos modificó su apariencia hasta transformarse en una gata, representando así su esencia fiera y mansa al mismo tiempo. Era la divinidad protectora del faraón.

SEJMET

Sejmet era la divinidad del poder del faraón en la lucha contra sus enemigos.

En el Antiguo Egipto, la diosa con forma de leona era considerada agresiva y peligrosa por su fuerte carácter y su fiereza. De ahí que su nombre signifique “la poderosa”.  Sejmet encarnaba el poder del rey en la lucha contra sus rivales, pero también el poder del dios  Sol, cuya voluntad cumplía como digna hija suya.

Pese a su carácter brutal y vengativo, a Sejmet se le atribuían cualidades positivas. Por una parte se la veía como diosa de la lucha y la protección al rey, y por otra como la divinidad de las curaciones.

THOT

Thot era la divinidad de la sabiduría.

Cuentan las leyendas de Egipto, que cuando las gentes del país se lamentaron del ocaso del sol (Ra) encargó al dios Thot la creación de una nueva luz que brillará durante su ausencia.  Se este modo se originó la luna y, su relación con la misma, convirtió a Thot en el “Señor del tiempo y calculador de los años”, el que “separa los tiempos y los meses y los días”.

También era el escriba de los dioses de Egipto y se encargaba de llevar las cuentas durante el Juicio de Osiris y la pesa del corazón del fallecido. Como divinidad de la sabiduría, se le atribuía la invención de la escritura jeroglífica, tesoro que había regalado a los egipcios. Los principales animales representativos de Thot eran el Ibis y el babuino.

Si te interesan los dioses egipcios, están explicados y representados en este artículo de una forma didáctica y sencilla para los niños. Una forma divertida de aprender la historia del Antiguo Egipto.

No te pierdas el vídeo documental sobre los dioses del Antiguo Egipto a continuación:

astorgactual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *